El fraude de la OEA

El fraude de la OEA

Cecilia Urquieta Pardo

La participación de la Secretaría General de la OEA en la incursión de la narrativa de “Fraude” en las elecciones del 2019, con un informe preliminar que hizo público su Secretario General, Luis Almagro, sin conocimiento ni comparación con las autoridades electorales bolivianas, con el gobierno ni con partidos políticos la madrugada del 10 de noviembre, precipitó el golpe de Estado militar, policial y cívico en Bolivia que derivó en la renuncia del presidente Evo Morales.

A más de siete meses de ese suceso que perpetró las masacres de Sacaba, Senkata y Pedregal, con un costó de 38 personas muertas y más de 800 heridos, y detenidos políticos hasta hoy, ninguna institución, organismo internacional y mucho menos el gobierno de facto y sus políticos pudieron demostrar el supuesto “monumental fraude”.

Inicialmente, la narrativa de ese presunto fraude se instaló en el imaginario mediante una Misión de Observadores, y posteriormente con un Grupo de Auditores, quienes emitieron tres Informes; dos preliminares[1] [2]y un Informe Final[3].

Los dos “Informes Preliminares” son documentos escuetos que contienen declaraciones anticipadas y sin fundamento técnico; sin embargo, fueron la excusa perfecta para consolidar y validar el Golpe de Estado.

A su vez, el Informe Final de la OEA, publicado el 4 de diciembre, casi un mes después de consolidado el Golpe de Estado, no ha podido probar las graves acusaciones vertidas en sus propios Informes Preliminares.

Sin embargo, diferentes investigadores independientes, científicos y universidades internacionales han demostrado con pruebas técnicas que no hubo fraude y que el informe de la OEA es sesgado e incompleto. Los resultados de estos informes y estudios son de acceso público. Las 6 publicaciones más relevantes son:

  1. INVESTIGACIÓN DE WALTER R. MEBANE, JR.[4] CENTRO DE ESTUDIOS POLÍTICOS, UNIVERSIDAD DE MICHIGAN. LA EVIDENCIA CONTRA LOS VOTOS FRAUDULENTOS ES DECISIVA EN ELECCIÓN BOLIVIA 2019”. 13 DE NOVIEMBRE DE 2019.[5]
  2. CENTRO DE INVESTIGACIÓN EN ECONOMÍA Y POLÍTICA – CEPR.
  3.  INFORME DEL 12 DE DICIEMBRE DE 2019.[6] “ANÁLISIS PRELIMINAR DE LOS HALLAZGOS DEL INFORME FINAL DE LA AUDITORÍA DE LA OEA”.
  4. INFORME DEL 12 DE JUNIO DE 2020[7] “OBSERVANDO A LOS OBSERVADORES: LA OEA Y LAS ELECCIONES BOLIVIANAS DE 2019”.
  5. CENTRO ESTRATÉGICO LATINOAMERICANO DE GEOPOLÍTICA (CELAG), ANÁLISIS DEL INFORME FINAL DE LA OEA SOBRE LAS ELECCIONES EN BOLIVIA[8] “SOBRE LA OEA Y LAS ELECCIONES EN BOLIVIA”[9]. 14 DE NOVIEMBRE 2019.
  6. PETICIÓN DE RESPETO A LAS INSTITUCIONES Y LOS PROCESOS DEMOCRÁTICOS EN BOLIVIA, CUESTIONANDO EL INFORME DE LA OEA[10]. SUSCRITO POR 133 ECONOMISTAS Y ESTADÍSTICOS DE UNIVERSIDADES DE AMÉRICA Y EUROPA.
  7. THE WASHINGTON POST, MONKEY CAGE. JOHN CURIEL[11] Y JACK R. WILLIAMS[12] “BOLIVIA DESCARTÓ SUS ELECCIONES DE OCTUBRE COMO FRAUDULENTAS. NUESTRA INVESTIGACIÓN NO ENCONTRÓ RAZÓN PARA SOSPECHAR DE FRAUDE.” 27 DE FEBRERO, 2020[13]
  8. THE NEW YORK TIMES, UNA ELECCIÓN AMARGA. ACUSACIONES DE FRAUDE. Y, AHORA, UNA RECONSIDERACIÓN.[14] ESTUDIO: “¿LOS CAMBIOS EN EL RECUENTO DE VOTOS TARDÍOS INDICAN FRAUDE?[15] LA EVIDENCIA DE BOLIVIA, NICOLAS IDROBO, DOROTHY KRONICK, FRANCISCO RODRIGUEZ. 7 DE JUNIO DE 2020.

Las conclusiones de los estudios son contundentes y afirman que la auditoría final de la OEA no prueba -ni siquiera argumenta de manera convincente- que los resultados de las elecciones fueron manipulados. Destacamos las siguientes afirmaciones:

  1. La argumentación del fraude se basa especialmente en la existencia de 226 actas en las que supuestamente pudiera haber irregularidades. De una muestra estadística de 4.692 actas, no se fundamenta porqué se escogió esa muestra.
  2. Estas 226 actas cuestionadas representan el 0,24% del total de las actas escrutadas.
  3. Aun anulando todas las actas cuestionadas (226) el MAS seguiría ganando en primera vuelta. El resultado del proceso electoral sería de 46,83% para Evo Morales y 36,75% para Carlos Mesa, lo que habría mantenido la diferencia entre ambos en 10,08%, dándole la victoria al MAS en primera vuelta.
  4. El 78% de las 226 actas provienen de recintos muy pequeños donde había cuatro mesas de votación o menos.
  5. Dos tercios de las 226 actas ya estaban cargadas en el Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) antes de su interrupción en el 83,85% del resultado preliminar, a las 19:40 Hrs. Vale recordar que el Tribunal Supremo había dicho con anterioridad, que luego del TREP se daría paso al cómputo oficial de datos lo que efectivamente ocurrió. En resumen, no hay nada anormal en los resultados evidenciados en la mayoría de estas actas.
  6. La OEA no prueba su afirmación en torno a que hubo un cambio drástico e inexplicable en la tendencia de los votos en el último 5% del cómputo.
  7. En el informe se utilizó erróneamente un método estadístico que genera una supuesta discontinuidad al 95% del conteo, los investigadores utilizando otro mecanismo de análisis prueban que no existió la discontinuidad o ruptura. Fue una mala interpretación de los técnicos de la OEA.
  8. El informe no considera las diferencias geográficas y culturales en la tendencia de votación, que son aspectos comunes en todas las elecciones en Bolivia, inclusive en el referéndum del 2016 donde la OEA fue observador y no hizo notar ninguna irregularidad.
  9. El mecanismo utilizado por la OEA excluye del análisis el último 4.1% del conteo de votos, porque fueron actas no incluidas en el TREP sin embargo fueron verificadas físicamente durante el cómputo oficial.
  10. El informe oculta u omite información sobre las verificaciones físicas de las actas por jurados electorales, delegados de mesa y el órgano electoral posteriores al registro en el TREP pero afirman que “los totales de los votos de los candidatos en las actas coinciden en ambos sistemas en un 99,8 por ciento de los casos”. El 0,2% restante son las actas quemadas.
  11. Respecto a la quema de actas. El 99,98% de las actas quemadas o destruidas y 100% de las listas quemadas o destruidas estaban localizadas en los 5 cinco departamentos donde fueron incendiados los tribunales electorales.
  12. La mayor parte de la auditoria final está dedicada al TREP y la seguridad en el software electoral. Siendo este un mecanismo no oficial.
  13. Al descontextualizar sus hallazgos, al ocultar los resultados que contradicen sus hallazgos, y al esconder evidencia la OEA presenta un panorama erróneo, sesgado e incompleto de las elecciones del 20 de octubre en Bolivia.
  14. Lo que la auditoría de la OEA sí identifica son irregularidades electorales, las cuales son típicas en todo proceso electoral, y por lo cual, como sucedió en otras ocasiones, debió emitir recomendaciones, no la anulación de todo el proceso.
  15. Hay contradicciones en el mismo informe. Existe una diferencia importante entre irregularidades y fraude.
  16. El fraude electoral es un problema grave, pero confiar en pruebas no verificadas como prueba de fraude y suponer fraude por irregularidades propias de procesos complejos   representa una seria amenaza para cualquier democracia.

El daño ocasionado a nuestro país por la Secretaría General del OEA es irreparable. Se han perdido vidas y con ellas la democracia que ha dado lugar a un Estado de violaciones permanentes de los derechos Humanos y garantías constitucionales. Bolivia ha retrocedido a la época de las dictaduras. Las elecciones transparentes y democráticas serán la única forma de recuperar a nuestra patria que hoy se encuentra secuestrada. Solo la participación del pueblo en las urnas podrá   reconducir a Bolivia por las vías del crecimiento y de la industrialización en las que se encontraba antes de que se instaure esta gran Mentira del fraude con apoyo de la OEA .

REFERENCIAS:

https://www.oas.org/fpdb/press/Informe-Preliminar—MOE-Bolivia-23-10-19.pdf

http://www.oas.org/documents/spa/press/Informe-Auditoria-Bolivia-2019.pdf

http://www.oas.org/es/sap/deco/Informe-Bolivia-2019/

https://www.lostiempos.com/actualidad/pais/20191121/cuales-son-informes-que-evo-quiere-refutar-auditoria-oea-que-revelo-fraude

http://cepr.net/publicaciones/spanish-reports/analisis-preliminar-de-los-hallazgos-del-informe-final-de-la-auditoria-de-la-oea

https://cepr.net/wp-content/uploads/2020/03/Spanish-Report-Final-1.pdf

https://www.celag.org/wp-content/uploads/2019/12/analisis-del-informe-final-de-la-oea-sobre-las-elecciones-en-bolivia.pdf

https://gdoc.pub/doc/e/2PACX-1vRjdB4Fv5ZuiFRhEv5FxVE03w9jMdjgRAFp6mVIZJF5a4Zd1fFQR0l_dF9pG_aEBySEsI3KXus3-ymI

[1] https://www.washingtonpost.com/politics/2020/02/26/bolivia-dismissed-its-october-elections-fraudulent-our-research-found-no-reason-suspect-fraud/

https://laresistencia.info/investigacion-publicada-en-el-washington-post-confirma-que-no-hubo-fraude-electoral-en-bolivia/

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3621475


[1] https://www.oas.org/fpdb/press/Informe-Preliminar—MOE-Bolivia-23-10-19.pdf

[2] http://www.oas.org/documents/spa/press/Informe-Auditoria-Bolivia-2019.pdf

[3] http://www.oas.org/es/sap/deco/Informe-Bolivia-2019/

[4] Profesor, Departamento de Ciencia Política y Departamento de Estadística, Profesor de Investigación.

[5]  https://www.lostiempos.com/actualidad/pais/20191121/cuales-son-informes-que-evo-quiere-refutar-auditoria-oea-que-revelo-fraude

[6] http://cepr.net/publicaciones/spanish-reports/analisis-preliminar-de-los-hallazgos-del-informe-final-de-la-auditoria-de-la-oea

[7] https://cepr.net/wp-content/uploads/2020/03/Spanish-Report-Final-1.pdf

[8] https://www.celag.org/wp-content/uploads/2019/12/analisis-del-informe-final-de-la-oea-sobre-las-elecciones-en-bolivia.pdf

[9] https://www.celag.org/sobre-la-oea-y-las-elecciones-en-bolivia/#

[10] https://gdoc.pub/doc/e/2PACX-1vRjdB4Fv5ZuiFRhEv5FxVE03w9jMdjgRAFp6mVIZJF5a4Zd1fFQR0l_dF9pG_aEBySEsI3KXus3-ymI

[11] John Curiel es científico investigador del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT. Obtuvo su doctorado en ciencias políticas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

[12] Jack R. Williams es investigador del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT.

[13] https://www.washingtonpost.com/politics/2020/02/26/bolivia-dismissed-its-october-elections-fraudulent-our-research-found-no-reason-suspect-fraud/

https://laresistencia.info/investigacion-publicada-en-el-washington-post-confirma-que-no-hubo-fraude-electoral-en-bolivia/

[14] https://www.nytimes.com/es/2020/06/07/espanol/america-latina/elecciones-bolivia-evo-morales.html

[15] https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3621475

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )